El-valor-de-la-propiedad-industrial-para-un-México-saludable

En la actualidad el Sector Farmacéutico mexicano ha alcanzado un considerable desarrollo, debido principalmente a que ha sido capaz de generar y atraer importantes inversiones, las cuales ascienden a una participación de 1.04% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y 3% del PIB manufacturero.

Por ello, para quienes formamos parte de la industria Farmacéutica en México, invertir en investigación y Desarrollo (I&D) ha significado un gran esfuerzo, pero también una enorme satisfacción el dedicar 12% del total de nuestras inversiones a este rubro.

Actualmente, la Anafam se encuentra integrada por 29 empresas, las cuales en conjunto conforman una plantilla de más de 20 mil trabajadores, quienes a su vez dan sustento a un importante número de familias mexicanas.

Una muestra del apoyo a la protección de la propiedad industrial es que las empresas reunidas en la Anafam exportan sus productos a diversos países, realizan inversiones considerables tanto en I&D como en innovación farmacéutica, además de ofrecer una amplia oferta de medicamentos con los cuales se abastece el 40% de las necesidades de los mercados nacionales.

En materia de producción, los laboratorios representados por la Anafam fabrican medicamentos eficaces y seguros apoyándose en instalaciones y sistemas de calidad y de vanguardia. Adicionalmente, cada una de nuestras empresas se encuentran vinculadas con diversas universidades, institutos de investigación y fundaciones con el fin de contribuir al desarrollo científico, tecnológico y filantrópico. Derivado de ello, las compañías agrupadas en la Anafam son consideradas empresas socialmente responsables (ESR) y amigables con el medio ambiente y que trabajamos para preservar lo más valioso de México: la salud de su población.

Entrevista con el Ing. Alfredo Rimoch, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos A.C.

¿Qué opina sobre la política de innovación del Gobierno Federal y su relación con el IMPI?

Hemos notado una intención seria por fomentar la innovación mexicana, tanto desde el sector público, como de los propios industriales nacionales; además destaco los esfuerzos para promover la vinculación entre las empresas e instituciones de educación superior.

En el plano de las políticas públicas, destacan la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Programa de Desarrollo Innovador y el Programa de Innovación Protegida, los cuales hemos estado revisando con atención y esperamos que se conviertan en instrumentos que fomenten la innovación y promuevan la propiedad intelectual.

¿Cuáles son los problemas de fondo que identifican en la propiedad industrial en México?

Se tiene que resolver de una manera equilibrada la relación que existe entre la promoción de la innovación y la protección de la propiedad industrial.

Estamos de acuerdo en que la protección a la innovación debe ser un incentivo para lograr generar productos y servicios innovadores que redunden en el desarrollo de nuestro país, sin embargo, la protección de la propiedad industrial no debe ser “ciega”. Todo lo contrario, el florecimiento de la innovación requiere que la protección de la propiedad industrial sea equilibrada y atenta a los posibles abusos que se puedan generar por el ejercicio de los derechos de propiedad industrial.

¿Cuáles son los principales retos de la materia para la industria farmacéutica nacional?

Tenemos que enfrentarnos a un sector del mercado farmacéutico al que le es cómodo tener monopolios y no le gusta la competencia. Y que constantemente bloquea el ingreso de nuevos competidores una vez que las invenciones farmacéuticas caen al dominio público.

¿Qué recomendación daría a los negociadores del TPP en el tema de propiedad industrial?

Hay que aclarar que dicho capítulo todavía se está negociando, sin embargo, lo anterior no ha evitado que la industria farmacéutica nacional tenga prendidos ciertos “focos rojos” al respecto. Nos preocupa que se pretendan flexibilizar los criterios de patentabilidad. Nos preocupan también las pretensiones de crear nuevos derechos de propiedad, ahora sobre información clínica, creando de facto nuevos tipos de monopolio o barreras no aceptables.

Recomendamos algo que estamos seguros que los negociadores no olvidan: que piensen en los mexicanos. Que piensen que la propiedad industrial es un elemento importante para el desarrollo, pero que también está vinculado a otros aspectos, como gasto público, la libre competencia, el derecho a la salud y el acceso a los medicamentos de los mexicanos.

Quotes

El 12 de mayo de 1945, un grupo de empresarios con una gran visión de futuro convocaron a los laboratorios farmacéuticos nacionales con la finalidad de crear la Asociación Nacional de Fabricantes de Productos Químicos Farmacéuticos y Medicinales, antecedente directo de lo que hoy es la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos, A.C. (Anafam).

Nuestras empresas asociadas abastecen 40% del total de los medicamentos que se consumen en el territorio nacional.