Sobre-la-innovación

Por: Ing. /Lic. Claudio Ulloa

Innovación se ha convertido en un término recurrente, pero la mayoría de las veces es empleado sin tener claro su significado o implicaciones. Generalmente, dicho término está relacionado con los avances tecnológicos de última generación, sin embargo, los avances tecnológicos no necesariamente implican innovación; de hecho, para ser considerados como tal, deben tener un impacto en la sociedad, en un mercado de consumo ya existente, o bien, mediante la creación de un nuevo mercado de consumo para el producto.

Ahora bien, la innovación es, en términos sencillos, una invención implementada como producto, servicio o procedimiento llevada al mercado con el fin de encontrar una aplicación exitosa en beneficio de la sociedad. Es decir, la innovación comienza como una idea o concepto que se evalúa, se refina y se desarrolla. Las innovaciones son resultado de la inspiración o pueden surgir como respuesta a problemas cotidianos y tienen como finalidad solucionar algunas de las dificultades que enfrenta la sociedad.

Es importante destacar que las innovaciones deben desarrollarse de manera sistemática, con el fin de ser llevadas al mercado, ser explotadas y recuperar la inversión realizada en investigación y desarrollo, creando un círculo virtuoso de la innovación.

Dicho lo anterior, es necesario e importane tomar en consideración los siguientes puntos para conseguir un exitoso proceso de innovación:

žEs fundamental la parte creativa y la correcta aplicación de los conocimientos técnico-científicos, esenciales para el desarrollo de nuevos productos.

žLa efectividad en un proceso de innovación radica en el resultado de la adecuada combinación de capacidades técnicas, financieras, comerciales y jurídicas de la empresa innovadora, así como del correcto posicionamiento del producto en el mercado.

žPor último, es necesario considerar que el escenario comercial a nivel mundial se caracteriza por la constante introducción de innovaciones tecnológicas, acortando drásticamente el ciclo de vida de los productos, de ahí la necesidad de realizar una eficaz gestión y valuación de la tecnología.

Aunado a lo anterior, hay que destacar la importancia en garantizar la posibilidad de explotar las innovaciones desarrolladas por las empresas alrededor del mundo. Para ello, es necesario contar con un sistema de Propiedad Intelectual robusto con acceso a la mayor parte de las economías del mundo. De ahí la importancia de los tratados internacionales y legislaciones locales enfocadas a la protección de la Propiedad Intelectual.

Hay que señalar el hecho de que concebir una idea que pudiera llegar a convertirse en un producto innovador, no necesariamente implica que se está innovando. Es indispensable una correcta evaluación del proyecto en términos del mercado al que va dirigido, así como involucrar a las áreas financieras, comerciales y jurídicas de la empresa.

Lo anterior daría como resultado un proceso innovador y multidisciplinario en el que todas las partes tendrían un peso y función específicos, estarían coordinadas entre sí para diseñar, fabricar, comercializar y, sobre todo, obtener la protección de los derechos de Propiedad Intelectual, necesarios para que el proyecto tenga y conserve una ventaja competitiva en el mercado, por el tiempo que las legislaciones locales le otorguen y se cumpla con lo señalado en el circulo virtuoso de la Innovación.